Antonio Sánchez es el alma mater de la casa Toro Albalá. Con una visión propia del mundo de los vinos generosos andaluces, ha sido un revolucionario desde los años 60. Da importancia a los Don PX, hasta no ese momento vinos de coupage, para que alcancen el protagonismo que merecen. Valor que encuentra en los vinos de añada, algo que aprende en su recorrido por la escuela francesa de Bordeaux donde recibe formación. Volverá a su tierra para dar un giro al paradigma de los Pedro Ximénez de Montilla-Moriles y llevarlos al Olimpo de los vinos.

Calificado por Wine Advocate, la revista más importante en el mundo del vino como : “propietario, idealista, emprendedor, bodeguero con un carácter auténtico … un cerebro brillante de las ideas de Toro Albalá…un inusual en las Bodegas de Montilla-Moriles”.

El conocimiento desde la niñez del terroir andaluz y del mundo del vino europeo han hecho de él que sea un autor clásico con toques modernos. Sus vinos presentan la fineza de los Pedro Ximénez de la campiña cordobesa y a la vez nos trasportan a universos lejanos. Las notas orientales que se encuentran en estos vinos de añada hacen que el winelover se pueda vincular sus sentidos con las especias exóticas. Cada vino es singular, tiene personalidad y describe su paso en el tiempo con la elegancia que el autor ha diseñado.